CONDICIONES DE USO
CONTACTOS
PORTADA

Con obra testimonial sobre censura Lynn Cruz desafía nuevo Decreto de Díaz-Canel

Radio y Television Marti, Julio 27, 2018

La obra “Patriotismo 36-77” recrea los episodios de censura contra artistas de la isla. “Partimos de nuestras experiencias más traumáticas de sufrir la censura más descarnada”.

Sin pensar en que el mandatario Miguel Díaz-Canel firmó el Decreto 349 -que pretende acorralar la creación artística en Cuba- la actriz cubana Lynn Cruz escribió, dirige e intenta montar una obra dramática que enfila todos sus cañones contra la censura oficial.

A partir de un acto de represión sufrido por ella en abril de 2017, Cruz trabaja en el montaje de la obra teatral “Patriotismo 36-77”, para lo que ha lanzado una campaña de recaudación en la plataforma en línea Verkami.

Los actos represivos en cuestión se dieron cuando la Seguridad del Estado impidió la proyección del documental Nadie, una película del cineasta Miguel Coyula que recorre la vida del fallecido poeta Rafael Alcides. Además, en noviembre el mismo aparto militar prohibió que se llevara a escena Los enemigos del pueblo, en casa del artista Luis Trápaga.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La disposición firmada por Díaz-Canel el pasado 20 de julio tiene fecha para entrar en vigor el próximo 20 de diciembre. Aún así, asegura Cruz, nada la va a detener.

En entrevista con Martí Noticias, la actriz que acaba de alzarse con una mención en Premio de Novela Frank Kafka 2018, además de sus trabajos de actuación en cine, habló de las motivaciones para salir adelante a pesar las mordazas estatales.

“Yo no puedo pensar ahora en eso porque eso simplemente me paraliza y en definitiva a nosotros nos están machacando desde antes de ese decreto”, aseveró.

La medida en cuestión ha generado la alarma de algunos artistas porque intenta controlar la actividad creadora, y penaliza con multas, decomiso y retiro de licencias de trabajo a quienes no estén contratados “por la institución cultural a que corresponda la prestación”.

El sábado 18 el artista Luis Manuel Otero Alcántara protestó frente al Capitolio de La Habana contra la medida, y ante el arresto que sufrió, la curadora de Arte Yanelis Núñez se embadurnó de excrementos humanos, como analogía de los que ellos significan para el estado cubano.

Una respuesta a la censura oficial

“Patriotismo 36-77” es un exorcismo de aquella primera censura de abril de 2017 que la actriz sufrió “directamente con agentes de la Seguridad del Estado”, ni más menos, aclaró Cruz.

Luis Trápaga, pintor y activista social; Juliana Rabelo, actriz de Perséfones Teatro (dirigido por Adonis Milán) y estudiantes de Humanidades, así como la propia autora de la obra desarrollarán una historia de censura y límites humanos.

La obra se nutre de la censura sufrida por cada uno: la negativa de las autoridades a que Cruz continuara bajo contratación de la estatal Agencia ACTUAR, Trápaga bajo acoso policial por llevar adelante su casa-galería El Círculo y Rabelo bajo la dirección del ya proscrito Milán.

“Partimos de nuestras experiencias más traumáticas de sufrir ese tipo de censura más descarnada”, explicó.

Los textos testimoniales de cada uno, señala Cruz, están aderezados con los monólogos que aparecen en la Antología de Spoon River, de Edgar Lee Masters, acaso el libro de poesía más vendido en la historia de EEUU.

Los personajes se apropian los textos de Lee para traerlos a la actualidad porque “discursan relacionados a la democracia…. y tratar de quitarles (el régimen) palabras secuestradas como político, dictador, revolución y deconstruirlas”.

Ante lo que se cierne contra las nuevas amenazas de censura, Cruz explica: “Esa es la dinámica en un sistema como este, los políticos nos tratan de poner una mordaza y nosotros tenemos que quitarnos la mordaza”.

Una obra de todos

En la plataforma Verkami intentan recaudar para “Patriotismo 36-77” (que también será filmada en video) 5.000 dólares.

Para los contribuyentes del proyecto hay premios como entradas libres a la premier, permiso de visionado en Vimeo, carteles firmados por los actores y reconocimiento público de promoción, entre otros.

Kairós Teatro y la galería El Círculo han laborado de conjunto durante los últimos meses en ensayos y produciendo con “nuestro propio dinero, pero tenemos que completar toda la producción”, de la que, aseguran, han asumido casi el 60% de la misma.

Además del resultado final de “Patriotismo 36-77”, los organizadores ofrecerán una exposición de fotografía antes del espectáculo.

La naturaleza social del arte es un fin en la carrera de Lynn Cruz, tal como explicó a Martí Noticias.“Sueño con hacer una obra con ancianos, jubilados que viven de su pensión y hacer una obra sobre eso. Con actores de la calle”, indica Cruz.

En cuanto a Patriotismo… la pretensión para Cruz es ofrecer “el alcance universal que tiene la experiencia nuestra. Lo que hemos vivido cómo repercute en el otro, es importante que se alce nuestra voz y el mundo sepa quiénes somos verdaderamente".