CONDICIONES DE USO
CONTACTOS
PORTADA

Detectives del ‘amor’ investigan relaciones con cubanos en la isla

 

En la medida que comienzan a visitar en cantidades mayores esta isla que por mucho tiempo estaba prohibida, resulta natural que algunos estadounidenses se enamoren de Cuba. Otros, en cambio se enamoran de cubanos y cubanas.

Cuando esto ocurre, algunos podrían regresar a casa angustiados por las dudas sobre sus romances en la isla. ¿Son reales o no son más que un ardid para largarse del país?

Es entonces que necesitan un detective que investigue el caso.

Fernando Álvarez no le da publicidad a sus servicios de esa forma. Es un detective privado con licencia, con oficinas en Beverly Hills, California, y Coral Gables, Florida. Su firma, Drakonx Investigations, afirma ser la única en Estados Unidos en ofrecer servicios profesionales de investigación en Cuba.Los casos de infidelidad son su especialidad.

“Muchos extranjeros van a Cuba y se enamoran, pero cuando cuando empiezan a conocer lo que hace falta para sacar de Cuba a su pareja, sospechan cosas que antes no parecían lo que realmente eran”, dijo Álvarez. “Entonces nos contratan a nosotros para que investiguemos qué sucede”.

El trabajo no es legal en Cuba. Los detectives privados de Álvarez trabajan en la isla arriesgándose a ser arrestados. Por unos $100 o $200 diarios, llevan a cabo vigilancia y hacen reportes detallados con fotografías de los movimientos y encuentros de sus objetivos. Los siguen a centros turísticos y clubes, y hasta graban sus conversaciones en restaurantes desde una mesa cercana.

Con más turistas –sobre todo visitantes de EEUU– visitando a Cuba, la demanda por este tipo de servicio está aumentando cada vez más. Una cultura amorosa que tiene fama de libertina y una economía que tiene fama de no funcionar ha dejado un pequeño estigma en Cuba, incluso si ello significa romper corazones.

“Algunos cubanos hasta entusiasman a sus novias a casarse con un extranjero para a la larga poder irse del país”, dijo Álvarez, hablando desde su oficina en Coral Gables.

Fraude y decepción

Testimonios sobre fraude y decepción abundan en las páginas de internet, con advertencias como “NUNCA SE CASE CON UNA CUBANA”. Las víctimas no corresponden siempre a un mismo perfil, pero los hombres mayores y las mujeres de edad madura solitarias parecen ser los blancos preferidos de los tramposos.

El problema se ha vuelto tan grave en Canadá –de donde salen casi un millón de turistas a Cuba todos los años– que funcionarios de inmigración han hecho campañas publicitarias donde les advierten a los turistas sobre los “matrimonios de conveniencia”. Un informe del gobierno canadiense del 2010 concluyó que una cuarta parte de las 700 visas de novio que se emiten anualmente a los cubanos en La Habana tienen que ver con estos fraudes.

El Nuevo Herald, Abril 25, 2015