El chico quedó en manos de unos tíos en Miami, pero su padre reclamó su custodia para llevárselo de vuelta a la Isla. La historia desató una guerra que implicó a los Gobiernos de ambos países y terminó en un rescate por la fuerza, ordenado por el entonces presidente de EEUU, Bill Clinton, en abril de 2000.

La agresiva reacción de la propaganda castrista en aquellos días del año 2000 ocupaba los titulares internacionales con marchas multitudinarias reclamando la repatriación de Elián González. Ha sido y es práctica común del sistema totalitario caribeño manipular a su favor como campañas políticas, cuanta tragedia humana se desate contra el exilio cubano o el Gobierno de los Estados Unidos. Pero ¿sábe el mundo cómo el sistema represivo de La Habana consigue armar manifestaciones masivas? ¿Tiene la opinión internacional conocimiento de lo que en verdad empuja a niños, mujeres y hombres a enarbolar consignas y banderolas en plazas y calles? No lo creo.

Mientras mi hijo mayor, que hoy tiene 22 años, me acompañaba a suplicar en las calles de Miami que por favor no devolviesen a Elián González al infierno castrista junto a cientos de miles de cubanos, la que hoy es su novia y que llegó a Estados Unidos hace cuatro años, participaba en las marchas castristas por la misma causa, pero desde Cuba. María del Carmen vive hoy en USA, y fue parte de aquel gentío que enarbolaba banderolas pidiendo la repatriación del balserito!

"Cuando lo de Elián yo era una estudiante de Secundaria Basica-- dice María del Carmen-- y si los estudiantes no asisten a las manifestaciones organizadas por el Gobierno, pierden el derecho a realizar estudios superiores. ¡Pierden todos los derechos!. Te ubican en el escalón más bajo y te condenan, ya no tienes derecho a aspirar a la superación personal. Eres marginado completamente como ser humano!

¿Qué cubano desconoce cómo funcionan las marchas "del pueblo combatiente"?, - –explica Maria del Carmen-– Nadie quiere que lo boten del trabajo o de la escuela, porque la situación que de por sí es ya caótica en los hogares, empeora. Y te lo advierten bien claro y sin ningún recato las autoridades, que si no asistes a las plazas, tendrás que atenerte a las consecuencias. Van a las casas y amenazan, advierten, vigilan. Para mí estudiar Gastronomía y Turismo era la única esperanza de escapar de Cuba, así que por supuesto no me quedé en casa, sino que asistía las marchas por Elian", -- concluye.

Cuando escucho testimonios como éste, siento físicamente la reacción de haber ingerido un vomitivo. María del Carmen llegó a Estados Unidos por México y había salido de la isla como parte de una delegación turística. Su meta, incluso cuando gritaba en La Habana que devolvieran al niño Elián, era escapar ella misma de ese infierno nacional en el cual, actualmente, Elián es una marioneta de la trampa política comunista, un esclavo de regreso al barracón tras morbosa cacería con perros y mayorales....

Claro que el exilio cubano esta vez no le hizo caso al show. La disputa por la niña es otra película organizada por el Gobierno de La Habana. El propio padre biológico asegura que todo lo resolvió su tía, una conocida funcionaria del Partido Comunista. Fue ella quien le consiguió los abogados, las visas.....

Todos los familiares de María del Carmen ya viven en Estados Unidos, incluso su hermanita de 13 años, quien también estuvo en el 2000 agitando banderitas para el regreso de Elián González. Muchos de sus ex compañeros de clases se han casado con turistas para salir del país. Otros alternan entre sus ocho horas de oficina y largos paseos por el Malecón a la espera de un milagro que les lleve para siempre lejos de aquella gran estafa..

Hace algún tiempo leí un conmovedor testimonio sobre los niños del gueto. La intención del ganador del premio Nóbel, Elie Wiesel, de encontrarle sentido al horror del Holocausto en su libro Night, es técnicamente una novela, pero en realidad es un testimonio de su experiencia como joven judío ortodoxo enviado junto a su familia a un campo de concentración nazi en Auschwitz, y posteriormente a Buchendwald. Es sorprendente el paralelo entre el pueblo judío y el pueblo de Cuba.

El mal y el bien se debaten en circunstancias extremas, en sociedades o situaciones cerradas.También ellos acudieron al silencio cómplice, a la sumisión y la inercia, incluso cuando presenciaban el aniquilamiento de sus hermanos, padres o hijos. El instinto de conservación adquiere en esos trances un nuevo nombre: crueldad, o cobardía. Pero no todos logran traducir los términos.

El mundo ya sabe todo el horror del nazifascismo que encabezó Adolfo Hitler. Pero duerme y necesita entender que no sólo el Holocausto judío merecía la atención internacional. Hemos sido testigos de casi medio siglo de fascismo tropical.

En noviembre de 2003 el Presidente de la República, Aleksander Kwasniewski, le otorgó la más alta distinción civil de Polonia: la Orden del Águila Blanca, a Irena Sendler, quien salvó a más de 2 500 niños del Gueto de Varsovia. Desde la otra orilla, más allá de la muerte, niños como los del Remolcador 13 de marzo, o los que fueran fusilados mientras gritaban "Viva Cristo Rey!" , o los de la masacre del Canímar, y cientos de miles sin nombres cuyos esqueletos o cenizas reposan aún en las profundidades del Estrecho de la Florida, esperan el surgimiento de otra Irena. Los que permanecen en el Gueto tropical, en esa especie de vida moribunda perpetua, quizás merezcan una mirada humana del mundo indiferente y cómplice, un "Aguila Blanca" para sus esperanzas de libertad, antes que el azul del cielo se escape....

!CUBA ES UN GUETO AU N SIN ANGELES QUE LA SALVEN!

* La autora fue presa política. Es periodista cubana y vive exiliada en EEUU.

PORTADA
CONDICIONES DE USO
CONTACTOS

ANTES QUE EL AZUL DEL CIELO SE ESCAPE

!CUBA ES UN GUETO AUN SIN ANGELES QUE LA SALVEN!

En 1942 los nazis crearon un gueto en Varsovia.

'"La razón por la cual rescaté a los niños tiene su origen en mi hogar, en mi infancia. Fui educada en la creencia de que una persona necesitada debe ser ayudada de corazón, sin mirar su religión o su nacionalidad", cuenta Irena Sendler quien salvó a 2.500 niños del Gueto de Varsovia'.

Roxana Valdivia *, septiembre 12

Ahora que todas las velas se prenden para que el dictador Fidel Castro desaparezca del escenario cubano e internacional, de una vez y por todas, y termine su fatal y destructor paso por la Tierra, un nuevo y oportuno show ocupa los titulares en los medios de prensa locales de Miami: la disputa legal por la custodia de una niña cubana, cuyo nombre permanece en secreto y que llegara a Estados Unidos en marzo del 2005, cuando su madre ganó una visa en la lotería que organiza el Departamento de Estado.

El caso revive la feroz pelea por el balserito Elián González, quien a los cinco años sobrevivió al naufragio en el que murió su madre, cuando intentaba llegar a la Florida.