PORTADA
CONDICIONES DE USO
CONTACTOS

 

 

 

Diario Las Américas, Miami http://www.diariolasamericas.com/news.php?nid=10252

Por Marcos Antonio Ramos

Las noticias nos sorprendieron al llegar de un viaje de vacaciones. Estas tenían relación con Fidel Castro y el traspaso temporal (¿?) de poderes a su hermano Raúl y a un grupo de colaboradores.

Y de nuevo los debates sobre transición versus sucesión en Cuba. ¿Regresará Fidel Castro a ocupar plenamente los cargos que ha transferido a su sucesor elegido? ¿Se lo permitiría su salud después de esta grave crisis quirúrgica? En caso de recuperarse, lo cual se duda en estos momentos, ¿preferiría dedicarse públicamente al Tercer Mundo como probable presidente o líder de los llamados “Países no Alineados” seleccionado en la convocatoria de septiembre a celebrarse en La Habana aún con su posible ausencia?

La coyuntura actual pudiera permitir una coronación de su sucesor en vida del propio Fidel, como en otros viejos procesos dinásticos, sin dejar el poder, pero con renovado énfasis en una vocación internacional acentuada la proximidad de su fallecimiento inevitable.

Los problemas y contradicciones de experimentos socialistas o “tercermundistas” atraen la atención de aquéllos que buscan en las comunicaciones masivas no sólo la noticia sino el conocimiento que no han adquirido en los libros.

Para muchos, después de la caída del socialismo real y la desaparición de la URSS el interés se desplaza hacia el aislamismo militante, que le ha complicado la vida a Estados Unidos y sus escasos aliados reales en un mundo que ya no nos parece tan “unipolar”.

Basta acudir a guerras y ocupaciones en Afganistán e Irak y a la desestabilización en Líbano después de las desvanecidas esperanzas que lo convertirían fantasiosamente en país amigo o aliado de Israel y Estados Unidos.

Referencias a Cuba y Venezuela abundan también en el ambiente noticioso. Tenemos cerca a gobiernos de izquierda considerados como moderados, unos, o como radicales, otros.

Las derrotas de López Obrador en México y Ollanta Humala en Perú sirven curiosamente para hacernos constatar la vigencia de mensajes de izquierda en un sector.

En el estudio de realidades regionales, pero también al considerar las naturales emociones despertadas desde Cuba por la salud de Castro y esa transferencia “temporal” de poderes, se nota la ausencia de conocimientos sobre aspectos políticos, filosóficos e ideológicos de lo que el escritor e investigador cubano Juan F. Benemelis llama “Fin de la Utopía” en un texto recientemente publicado.

Dos décadas atrás, el interés recaía en la “Perestroika” y el gobierno de Mijail Gorbachev. Más adelante, en 1993, nos enteramos de algunas de las interioridades de aquella situación mediante libros como “Inside Gorbachev´s Kremlin” (Dentro del Kremlin de Gorbachev) de Yegor Ligachev, miembro prominente del círculo íntimo.

En mirada retrospectiva, ¿qué había sucedido con el movimiento descrito por investigadores tan penetrantes como Adam B. Ulasm, autor de “Los Bolcheviques” y “Los Comunistas”?

Hace poco, el primer ministro Tony Blair, más popular en EE.UU. que en el Reino Unido, mencionaba como obra favorita la monumental biografía de Leon Trotsky escrita por el insuperado biógrafo político Issac Deutscher.

Sin materiales como los de Ulam y Deutscher, es difícil entender el gradual proceso de desarrollo y caída del marxismo. Además de desconocer interioridades de la “sucesión” cubana, manejamos frecuentemente discursos al uso, dirigidos a convocatorias electorales norteamericanas, el tema de la transición.

Llegar a identificar con claridad que supere lo emotivo o circunstancial graves situaciones no sólo políticas sino también filosóficas e ideológicas requiere un conocimiento exhaustivo tanto de los clásicos del marxismo, que no han leído cuidadosamente ni siquiera ciertos autoproclamados “marxistas”marxianos” o “marxólogos”, sino también la literatura analítica y crítica sobre acontecimientos y desenlaces de las últimas décadas.

El profesor Juan Benemelis, autor de numerosos trabajos de importancia acerca de la experiencia cubana contemporánea, en aspectos internos y en su dimensión internacional, nos ofrece ahora el libro “Fin de la Utopía”, notabilísima contribución que puede ayudar tanto a eruditos como al lector promedio a entender mejor lo sucedido y lo que pudiera acontecer.

Una obra que consideramos casi definitiva, “Main Currents of Marxism” (Principales corrientes del marxismo: los fundadores, la edad de oro y la destrucción) del filósofo polaco Leszek Kolakowski ha sido traducida al inglés. Ahora contamos en español con el trabajo de Benemelis, que demuestra atención adecuada y rigor científico ante la seriedad que requiere una investigación.

Si alguien desea penetrar en el tema específico de una posible transición cubana, puede acudir a otro trabajo de Benemelis que acaba de ser lanzado a la circulación “Transición: Teorías y Modelos” publicado por Fundación Cuba-Futuro.

Las 900 páginas del texto revelan no sólo erudición sino un impresionante criterio de selección de materiales al ofrecer no sólo un magnífico estudio sobre la revolución de 1989, comparable a aquellos trágicos “Diez Días que Conmovieron al Mundo” del viejo texto del periodista John Reed, sino también una sabia y actualizada diferenciación entre los diferentes modelos, sin olvidar aspectos significativos de la presencia o ausencia, de una sociedad civil.

En otro artículo, “Cuba y las aproximaciones a su futuro”, resaltamos el libro “Secreto de Estado” del mismo autor. Ahora se habla también de “secreto de Estado” en una publicitada Mesa Redonda habanera y sería bueno estudiar posibilidades reales antes de adentrarnos en el reino de las especulaciones. Benemelis nos ayuda a movernos sensatamente entre antiguas utopías y nuevas sucesiones y transiciones.

 

 

 

 

 

 

CUBA: ENTRE UTOPIA Y TRANSICION

DE JUAN BENEMELIS