PORTADA
CONDICIONES DE USO
CONTACTOS
MINICOMENTARIOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cosas veredes que harán temblar las paredes. Estos 'pensadores' cubanos no se lo piensan dos veces antes de soltar sus engendros teóricos formulados como tesis de punta. Más que ensayistas serios y originales, son criaturas epatantes que te marean con citas de escolar sencillo, incluso en publicaciones no especializadas, para hacerse pasar por muy leídos y eruditos. Vaya, para tupir.

Con lo fácil y claro que es decir exilio. Pero, desde luego, eso es exactamente lo que les molesta del término, que es claro e inteligible. De ahí que lo simple lo hagan complejo; lo fácil, difícil; y lo claro, oscuro. Aquello de que la claridad es la cortesía del filósofo, se lo pasan por la hermenéutica. Lo de ellos es complejizar en vez de simplificar. Y todo para pasar por chicos de una profundidad insondable.

El resultado es que por dárselas de tan agudos resultan muy esdrújulos. Allá ellos con su trova, podría decir y seguir en lo mío. Pero lo malo no es eso. Lo peor es que hasta sientan escuela y se rodean de epígonos y secuaces.

Bien se sabe que la bobería es contagiosa, sobre todo en la blogosfera posmoderna cubiche. Yo lo que me temo es que esa jerga ridícula empiece a proliferar por ahí hasta niveles insoportables. Imagínense ustedes el siguiente diálogo de sobremesa:

- Y tú, ¿eres un sujeto exílico o un sujeto diaspórico?

- No, Pepe, ni lo uno ni lo otro. Simplemente opté por la anexión radical de mi cuerpo hermoso, como bien ha dicho nuestro filósofo nisei...

Sé que el que piensa oscuro no puede escribir claro, pero por instinto tiendo a desconfiar del que me pone difícil lo que es fácil. ¿No se esconderá detrás de ese rótulo pomposo un afán de imponer la ambiguëdad neutralizadora?

Mami, ¿qué será lo que quiere el postie?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Agapito Prieto, España

Cógeme ese toro pinto. Ahora resulta que los cubanos, en vez de exiliarse, optan por la "anexión radical del cuerpo". Una cursilería donde las haya. Y con la agravante del empaque académico.

Aunque no nos acabemos de acostumbrar, no son nada nuevos los intentos de nuestros 'teóricos' posmodernos de cambiarle el nombre al exilio cubano. No hace mucho uno de esos intelectuales de relumbrón afocaba con los "sujetos exílicos", que para más afocancia los contraponía a los "sujetos diaspóricos". En fin, tremenda picuencia.

 

La "Anexión radical del cuerpo" y la Cursilería cubiche posmoderna

De ahora en adelante el cornudo será el penúltimo en saber pues Lula sera el último.
Geraldo José Rodrigues Alckmin