PORTADA
CONDICIONES DE USO
CONTACTOS

 

 

Por Fabián Neiman, Argentina

Quienes algo hemos leído sobre el origen de nuestros apellidos judíos, no necesitamos ir al Museo de la Diáspora para recordar alguno de ellos. Así, tenemos que muchos apellidos de gente católica en España  y Sudamérica, en realidad son viejos apellidos judíos transformados,  "convertidos" como sus antiguos portadores que prefirieron la  conversión a la hoguera.

El apellido Medina, se sabe, proviene de "Mediná", voz hebrea que significa Nación o Estado.  El nombre de la ciudad brasilera de Recife, provendría de la voz hebrea Retzif.

Ejemplos hay muchísimos. Sin embargo, en este 2006 hay uno que  se destaca.  El apellido Chávez proviene de un vocablo en Idish (lengua  utilizada por judíos rusos y alemanes entre otros orígenes).

El vocablo Idish original es "Shabbes" que significa Shabat o simplemente Sábado, el día

que los judíos consagramos al descanso, la oración y la reflexión desde tiempos bíblicos, evocando el Descanso Divino del  séptimo día.

Señoras y señores, he aquí una coincidencia: El presidente de  Venezuela, don Hugo Chávez, es portador de un apellido cuyo origen es  judío. Sería de esperar que antepasados suyos del medioevo español, judíos, perseguidos POR LOS INTOLERANTES HUGOS CHAVEZ DE SU ÉPOCA (Torquemada y demás inquisidores), se hubieran cambiado el apellido Shabbes a Chávez para disimular su condición judía y así evitar la  hoguera.

¿Qué dirá ahora nuestro amigo presidente venezolano, que ha  declarado que los judíos llevamos el demonio adentro y que deberíamos  ser arrojados al mar? ¿Querría esto decir, don Hugo, que USTED LLEVA EL DEMONIO ADENTRO Y QUE USTED DEBERÍA SER LANZADO AL MAR? 

¿Piensa ir haciendo un curso de buceo, don Hugo, o alguna vez reflexionará sobre las barbaridades que dice?  ¿Se lo permite su  intelecto o está tan lleno de odio que no puede indagar siquiera en  su propio árbol genealógico?

Por favor, hagan circular este mensaje hasta que alguien consiga hacerlo llegar a los judíos de Venezuela.

Don Hugo, cuando le llegue a usted, mi nombre es Fabián Neiman, soy judío, argentino y vivo en la ciudad de Tucumán. No sé si soy el primero en decirle que USTED TIENE ORIGEN JUDÍO.  Revise su árbol genealógico, señor dictador, antes de seguir destilando odio en  la ONU delante de su amigo Ajmadinejad. Lea algo de historia. Y si aún así sigue deseando arrojarme al mar, lo espero cuando usted quiera, a usted solito.  No se traiga matones ni armamentos.

Fíjese en todo caso si  puede leer algo que dé argumentos a su odio... aunque, usted y yo lo sabemos, el odio no tiene argumentos.

"Shabbes" (Chávez): ¿judío converso?