“No debe haber pluma sino para los que la muevan con honor”. “No merece escribir para los hombres, quien no sabe amarlos”. “Un periódico sin generosidad es un azote. Un periódico generoso es una columna”. José Martí

Por Héctor Lemagne Sandó, Nueva York

Nada hay más fácil que nadar fuera del agua. Más fácil aún, sin ser cubano, opinar a favor de Castro y no profundizar en la verdad de la tragedia cubana. ¡Los que arrojaron a la basura, el busto del decrépito dictador de la otrora Perla de Las Antillas son cubanos! Son cubanos que lamentan no haber hecho lo mismo con el cuerpo de Castro y la pandilla de criminales que se mantienen en el poder por 47 largos años. Cubanos que han sufrido en carne propia las miserias y las injusticias del régimen más opresor, mafioso, maquiavelico y sanguinario que ha conocido el Continente Americano. Tras el derrumbe de la Unión Soviética el pueblo destruyó las imágenes de déspotas como Stalin, quienes sembraron la nefasta ideología comunista.

El comunismo murió donde mismo nació, no sin antes dejar una secuela de odios, crímenes y fanatismo alrededor del mundo. Este fanatismo es el que hace que “periodistas” y “políticos” como Vicky Peláez, Gerson Borrego, José Serrano, Charle Rangel, Hugo Chávez, y el “pastor” Luis Barrios, se abracen a la doctrina de un vejete que por casi medio siglo se ha dedicado, exclusivamente a destruir todos los valores morales y materiales del pueblo cubano.

Los fantásticos datos que la Sra. Vicky Peláez muestra son globos inflados del sistema castrista. Castro no permite la entrada en Cuba de un Relator Especial de Derechos Humanos, mucho menos permite acceso a lo que verdaderamente sucede respecto a la salud del pueblo cubano.

El verdadero objetivo de enviar médicos, (en realidad enfermeros) y maestros a algunos paises del mundo es adoctrinarlos con propaganda castrocomunista. Un gobernante tiene que tener bastante odio contra su pueblo para, aparte de no satisfacer sus imperiosas necesidades, descaradamente brindarlas a otros paises. Todo el mundo sabe que lo de la educación y la salud en Cuba es un mito que no se lo cree nadie, ni los que lo defienden. Si ese es el paraiso, ¿Cómo se justifica de él se quiera ir todo el mundo y nadie quiera volver, a menos que sea en condición de turista. Turista para ver, disfrutar y gozar lo que no puede el pobre pueblo. El ejemplo mas evidente del temor que Castro y su régimen le tiene a la libre información es la gallarda actitud de Guillermo Fariñas, que estuvo mas de cuatro semanas en huelga de hambre exigiendo libre acceso a Internet. Estoy completamente seguro que los “periodistas” del Diario La Prensa no ignoran este caso, como tampoco ignoran que Oscar Elias Biscet, médico cubano, se encuentra en prisión por el sólo hecho de pedir que se cumplan los artículos de la Declaración de Derechos Humanos, de las Naciones Unidas, de la cual Cuba es signataria, denunciar y negarse a participar en la macabra práctica médica de Castro respecto a los abortos mediante el método ravinol, que mata al feto y la mujer lo expulsa con dolores parecidos al parto.

Existen innumerables ejemplos de crímenes efectuados por el régimen castrista, que obviamente harían interminable esta página, por lo que sólo mencionaremos el remolcador 13 de marzo, donde asesinaron a hombres mujeres y niños, y el derribo de las avionetas Hermanos al Rescate. Quien defienda, olvide, o no mencione esos hechos pierde la credibilidad y la imparcialidad que debe tener un periodista o un político honesto.

Hay algo que se llama Karma, y algo llamado conciencia. Aunque algunos miserables carezcan de ella, no escaparán a la justicia divina, que inexorable, pasará la cuenta a los que pudiendo ser buenos, se hicieron cómplices de los malos. Muchas personas alaban a Castro para herir aún mas a los cubanos. A los cubanos no nos falta nada por ver. Mientras le preguntamos a la Sra. Vicky Peláez , José Serrano, Charles Rangel, Luis Barrios y otros adoradores de Castro si quisieran en sus respectivos paises un dictador por más de 45 años, donde ni se les permita expresarse contra el gobierno de la forma tan libertina como lo hacen en el pais mas demócratico del orbe.

Gracias por publicar esta carta

“Nunca es suficiente lo que hagamos por la libertad de Cuba mientras siga sojuzgada, oprimida y esclava".


 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 




 

 

 

 

PORTADA
CONDICIONES DE USO
CONTACTOS

Réplica al Diario La Prensa de Nueva York