PORTADA
CONDICIONES DE USO
CONTACTOS

 

 

Cuesta: «La capacidad del régimen cubano para ‘tunearse' es enorme»

Por H. Montero, La Razón, julio 8

Navacerrada, España - Los ponentes que analizaron ayer la situación de Cuba y las posibilidades de que cuaje una transición hacia la democracia en la isla destacaron el liderazgo que la Unión Europea debe ejercer para facilitar la caída del régimen castrista y coincidieron en criticar el retorno a la política de «diálogo» sin condiciones con Castro auspiciada por el Gobierno español. «Un Gobierno democrático y una dictadura no tienen la misma naturaleza, por eso criticamos que el Gobierno español moviera ficha antes que

Castro», advirtió Jorge Moragas, secretario de Relaciones Internacionales del PP y moderador de la mesa «Europa y la libertad secuestrada: el caso cubano» organizada por la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES).

Tras visionar un vídeo «clandestino» en el que los principales líderes disidentes expusieron su visión del régimen y del futuro de Cuba, los analistas también convergieron al calificar al régimen de Castro como un anacronismo.

«Cuba es el parque temático de la izquierda que se refugia en que es un pequeño David que lucha contra el gigante Goliat que es Bush», sostuvo Tomás Cuesta, columnista de LA RAZÓN, quien incidió en la dificultad que entraña desmontar un régimen con una enorme capacidad «para ir mutando su dictadura».

«La guerra simbólica es lo más duro de combatir pero hay que emprender esa lucha porque la capacidad del régimen para ‘tunearse', como hacen miles de cubanos con los coches americanos de los años 50, es enorme. Cuba es el paraíso del ‘tunning', que conforma un decorado atractivo, un tropicalismo casi erótico». Por eso, Cuesta aseguró que es «inaceptable» ver a alguien con una camiseta del Ché Guevara: «Es como llevar una con la cara de Goebbels», dijo.

Por su parte, Arnold Vaatz, vicepresidente de la conservadora CDU en el Parlamento alemán, remarcó que Castro quiere ser el único interlocutor con Europa «por eso exige que se margine a la disidencia de cualquier diálogo entre Cuba y la Unión Europea». Según Vaatz, expulsado de la isla hace un año, «Castro tendrá vía libre para liquidar a la disidencia si la UE, como sostiene el Gobierno de Zapatero apoyado por Francia, acepta las condiciones del régimen». En similares términos se expresó Tomas Pojar, viceministro de Exteriores del Gobierno checo.

Pojar subrayó el fracaso de la UE para extender la democracia fuera de su ámbito de influencia -«no sólo en Cuba, también en Bielorrusia o Zimbabue»- y destacó la necesidad de controlar los fondos europeos.

 

 

 

 


 

 

ANALISTAS CREEN QUE ZAPATERO SE EQUIVOCA AL DIALOGAR CON FIDEL CASTRO