MUSICA CUBANA

Por Félix José Hernández

París, 17 de julio de 2005.

Ayer fuimos al cine “Le Latina”, cuya especialidad son las películas del mundo iberoamericano e italianas, en el barrio parisino de Le Marais.

Para llegar hasta el cine caminamos por la Rue du Roi, la Place du Bourg Troubourg y la Rue du Temple, a lo largo de las cuales están situados innumerables restaurantes, cafés, bares, cafeterías, etc., en cuyas puertas aparece la bandera del arcoiris, como símbolo de que en esas aceras y terrazas llenas de mesas, los homosexuales son bienvenidos. En
efecto, muchas parejas gays conversaban, se sonreían o paseaban tomados de la mano, en lo que fuera la judería parisina.

La película “Música Cubana” del alemán German Kral, producida por Win Wenders ( el mismo de “Buenavista Social Club”) fue proyectada en la Sala Rossellini, de apenas cien butacas y con una pantalla sólo un poco más grande que las de los televisores de algunos amigos míos residentes en la saguesera miamense. El público estaba compuesto por sólo ocho personas.

La historia contada a lo largo de una hora y media es muy simple : en San Cristóbal de La Habana, el cantante Pío Leyva ( de 87 años), encuentra por casualidad a un chófer de taxi, llamado Bárbaro -un mulato lleno de buen
humor cubano-, que le propone presentarle a nuevos valores de la música popular cubana. Así ambos parten en una especie de peregrinación musical, desde los vetustos estudios de Radio Progreso en la calle Infanta, a los
patios semiderrumbados de los solares de Centro Habana y de La Habana Vieja , los jardines de La Polar y La Tropical, hasta los tugurios y chabolas de los arrabales capitalinos.

La cámara no evita en ningún momento mostrar la pobreza , la promiscuidad y las penurias en que viven los cubanos. Se “inventa” para conseguir los vetustos instrumentos musicales y todo lo demás. De esta forma vemos y escuchamos a diferentes artistas jóvenes: Mayito Rivera (el Mick Jagger cubano), El Nene, Los Jóvenes Clásicos del Son , Telmary, Arlenys, Annalays, Las Chiky Chaka Girls ( las diosas del pop latino), etc.

La cámara les acompaña por sus barrios y entra a sus humildísimos hogares, por esa Habana que se ha convertido en una ciudad mítica, gracias al Coma-Andante en jefe, al Barbatriste. Es una especie de Pompeya
poblada por afrodescendientes fundamentalmente. ¡Algo único en el mundo!

Presentar esa película en la sala Rossellini es una idea muy buena, aunque no es un filme del neorrealismo italiano en la Nápoles bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial, sino del neorreralismo cubano en La
Habana devastada, por el abandono del régimen durante casi medio siglo.

Sólo hay dos momentos de propaganda , como si German Kral y Wim Wenders hubieran tenido que hacer dos concesiones al régimen, para poder filmar en la ex-Perla de las Antillas. Durante la visita a la Escuela de Arte de
Cubanacán (en fase de convertirse en ruinas), un grupo de niños canta acompañados por un piano destartalado: “Aquí se queda la clara, la entrañable transparencia, de tu querida presencia...” y la segunda se produce cuando un obeso compañero cantante lleva al camarógrafo a su modestísimo hogar; sobre la pared de tablas de la sala, aparece una bandera cubana en cuyo centro está colocada una foto del Tirano.

Acto seguido, este compañero se quita los zapatos y se hace dar masajes por su mujer , declarando : «Las mujeres cubanas tienen el corazón como la playa de Varadero en verano, mientras que las europeas lo tienen como las calles de París en invierno» A continuación agregó : « Las cubanas te dan masajes en los pies, pero si tú le dices a una europea que te lo haga, te mandan de nuevo a Cuba».

La historia de la película cambia cuando Bárbaro y Pío encuentran por casualidad a dos turistas japones, que : ¡OH MILAGRO !, no fueron a Cuba como clientes del mercado de carne fresca jinetera, sino a buscar talentos
musicales. Gracias a éstos, se formará el grupo “Sons of Cuba” que irá a
Tokio a hacer bailar y cantar la salsa caribeña a los nipones, en un recital que termina apoteósicamente, con todos los jóvenes cantantes y músicos cubanos.

Moraleja : « Si quieres salir de la miseria cubana , búscate un extranjero, aunque sea japonés. »

Y así van las cosas por estos lares.

PORTADA
CONDICIONES DE USO
CONTACTOS