PORTADA
CONDICIONES DE USO
CONTACTOS


Crisis en el corralito del castrismo contra los dólares de los cubanos de la isla

 

 

 

 

Jorge H. Fonseca, Brasil, Octubre 27, 2020

.www.cubalibredigital.com

 

La absurda posición de la dictadura castrista de que los cubanos no “manejen” dólares es absolutamente arbitraria. Inventaron el CUC, como una especie de “vale compras” para ser usado solo en las bodegas “del dueño” de la isla. Inventaron ahora tarjetas electrónicas rellenas con dólares desde el exterior (en la isla a nadie se le entregan dólares enviados desde EUA) para comprar “arroz, frijoles, pasta de dientes y papel de inodoro”. ¡Una verdadera vergüenza!

Estados Unidos, emisor del dólar, ha tomado sucesivas medidas para que los dólares que entran en la isla vayan a las manos de los cubanos y no a las arcas de las empresas militares represivas, que usan la divisa para comprar equipos emisores de ataques sónicos contra diplomáticos “capitalistas”, contra Tania Bruguera, y contra quien se les antoje, todo en dólares.

Cuando un emigrado envía dólares a sus familiares, los manda con nombre y apellidos, no se los envía a López Callejas, que es el ‘abusador’ que realmente los cobra. Para que en la isla haya una claridad al respecto, los dólares deben ser entregados a los familiares a los que son enviados y ellos decidirán qué destino les darán, rellenar tarjetas electrónicas directamente, comprar CUC, o comprar CUP. ¿Por qué los dólares los retiene López Callejas y comparsa?

Ayer hubo una medida adicional por parte de EUA, emisor y responsable por el uso de su moneda, que limita adicionalmente el mangoneo que hace la dictadura castrista con los dólares del exilio, limitando el relleno de las tarjetas electrónicas. De inmediato saltó el canciller cubano a acusar a EUA por la potencial hambruna en Cuba. ¿Es alguien fuera de los dirigentes comunistas cubanos, culpable del hambre en Cuba? Fidel y Raúl Castro son los responsables.

Es lastimoso ver como el síndrome de Estocolmo cala hondo en determinados analistas políticos residentes en la isla, que ya han acusado (igual que hizo en canciller castrista) a EUA de la potencial hambruna en la isla, causada (dicen) por las medidas norteamericanas que quieren los dólares vayan a manos de los cubanos y no de los organismos represivos.

En esto hay dos aspectos que se conjugan: Primero, el hambre --ahora y en el futuro-- solamente es responsabilidad de las autoridades dictatoriales cubanas y de nadie en el exterior, mucho menos de los familiares de los cubanos simples. Segundo, los dólares que el exilio envía a sus familiares, tienen que ser entregado en dólares a sus familiares, para que ellos libremente decidan como procederán: cargarán tarjetas electrónicas, cambiaran por CUC, cambiaran por CUP, o los guardarán como una inversión. Así se hace en el mundo civilizado fuera de Cuba.

En cualquier país del mundo --menos en la Cuba castrista-- los ciudadanos pueden tener moneda extranjera sin que eso afecte para nada la economía local. En Cuba, por decisión de los mandamases comunistas, ningún cubano puede recibir dólares directos de EUA. Todo tiene que ser encaminado a través de empresas militares, que se quedan con los dólares y entregan a los cubanos papel moneda local, que sólo vale en determinadas tiendas según “se” decida.