PORTADA
CONDICIONES DE USO
CONTACTOS

DIOS LOS CRIA Y EL DIABLO LOS JUNTA: LOS QUE SIEMBRAN DUDAS SOBRE 'CUBA NUESTRA'

 

 

Por Carlos M. Estefanía, Cuba Nuestra, Suecia

En el principio los ataques venían de la Asociación Sueco Cubana , fundada en 1966 para defender al régimen de Castro. Ahora se abren otros flanco, los del anticastrismo representado por Miscelánea de Cuba y Cuba Democracia y Vida. ...

Miscelánea de Cuba

La Carta de Cuba Nuestra al gobierno de Suecia , ha sido un bombazo, una patada en el trasero de todos los que de un modo u otro manipulan al desesperado exilio cubano, conduciéndolo por el camino menos deseado, el del odio, la venganza, la confrontación y un embargo que en enloda el término de "exiliado cubano". Se trata de un documento que quiebra todos los esquemas, lo mismo los que necesita el dictador de gobernar, que el demagogo de Miami para hacer otros tantos. La reacción no se ha hecho esperar , unas veces con argumentos, otra sembrando, la más de ella, con la más

ladina de las censuras, la de la siembra de dudas.

Incluso el anticastrismo cubano en Suecia se ha prestado para el juego. Por ejemplo, Miscelánea de Cuba, cuyo editor responsable, Alexis Gainza conoce a ciencia cierta la madera, pura e incorrupta, Cuba Nuestra, no tiene reparos en publicar en sus revista cosas como éstas, escritas por Wenceslao Cruz Blanco, Corresponsal de Misceláneas de Cuba en España: "El lenguaje empleado confirma lo que desde sus páginas aseguran ser: los hijos "rebeldes" de la "Revolución". Esa rebeldía, o más bien, esa arrogancia de cogerse para sí la condición de cubanos debería hacerles pensar lo fuertemente emparentados y bienavenidos que están con su madre: esa llamada "revolución", y con su padre: el castrismo...".

"...El sistema comunista es el sistema de destrucción económica idóneo para los caudillos, sumado a echar las culpas a un ente o circunstancia externa --en este caso a los Estados Unidos y el embargo-- y que juntos con la propaganda de unos cuestionables logros médicos o de enseñanza, justifican el despotismo más allá de las fronteras nacionales. `Cuba de ellos´ se ha convertido en un reflejo o herramienta, consciente o inconsciente, de esto último."

El Nuevo Gobierno Sueco y Esas Cosas "Nuestras", 20 de octubre, 2006

Wenceslao de Miscelánea, vuelve a las andadas el día 22 con "Una Aclaración a la Pataleta de "Cuba de ellos", aqui informa si que le pregunten de su ingreso en 1992 en la Fundacion Nacional Cubano Américana, y deja caer, con total impunidad, sobre los lectores de la revista, la duda sobre "los intereses" a los que sirve Cuba Nuestra:

"Aunque presumo que resultará estéril intentar persuadir a "Cuba de ellos" de los errores que cometen en su estrategia "opositora" al régimen de La Habana, y digo errores como podría decir aciertos, dependiendo de a qué intereses realmente sirven"

Bien saben los editores de Miscelánea de Cuba, al margen de las radicales diferencias de valores e ideas que nos separan, a qué intereses sirve Cuba Nuestra: al bien del país del que llevamos su nombre. Pero prefieren callar, y en un "descuido", más que con nosotros, con el respeto que merecen sus lectores permitirle al Corresponsal en España de Misceláneas destilar su veneno, algo que logra con el uso indiscriminando de metáforas, sembrando la confusión entre revolución cubana y castrismo. Qué casualidad, es exactamente lo mismo que hace el régimen del que según el misceláneo seríamos "reflejo o herramienta, consciente o inconsciente" . Por supuesto no vamos a caer en las posiciones de Miscelánea acusando a su Editor responsable que su error de publicar, sin balance alguno la nota del corresponsal que podrían ser "acierto", "dependiendo de a qué intereses realmente sirve", preferimos decirle: «¿Et tu, Brute?»

En la cabeza de Wenceslao

Y ya que hablamos de "consciente o inconsciente" la pregunta es si no será en la mente de Wenceslao donde esté la confusión. De este anticastrista duro e inflexible, que no lo fue cuando se trataba de sacar una carrera, que estudió cibernética-matemática en la Universidad de la Habana, un centro que como todos los de Cuba, estaba preservado oficialmente para "revolucionarios", entendiéndose allí por revolucionario solamente a los que creían en el régimen castrista o simulaban hacerlo. Es algo que se justifica en un medio como el cubano, pero que no sirve de aval cuando se asumen las poses propias de un plantado como hace desde Miscelaneas Wenceslao.

Si el corresponsal en España, aún responde con los dogmas ante los que debió ceder, a fin de ser aceptado en la Universidad, y todavía confunde castrismo y revolución, y supone que el hijo de la segunda lo es necesariamente del primero, ese es su problema, deberá aplicarse más al estudio de Ciencias Sociales. Para nosotros en cambio, castrismo y revolución no tienen nada en común. Tal vez sí lo tengan castrismo y anticastrismo, idénticos en una intransigencia que no piensa él en el daño que hacen a un tercero, al pueblo de Cuba. La intransigencia, que al final es musical, de la que no se hace gala para salvar el pellejo tras el Moncada, como hizo Castro, o para entrar en la Universidad como Cruz, pero que se demanda a los otros, diciéndoles haz lo que digo y no lo que hago.

Es esta doble moral donde anticastrismo y castrismo se enlazan y nos condenan como al peor enemigo. No es de extrañar pues que con el mismo brío con que Björklund nos ataca, lo haga el Cruz. Ellos sí representan a una pareja en el que uno no puede vivir sin el otro. Tal es así que el anticastrismo crea con el embargo el horno que mantiene vivo al fuego, casi extinto del castrismo. Por su parte el castrismo encuentra maneras de fortalecer a su enemigo, por ejemplo otorgándole ante los medos una fuerza que no tiene, o creando falsas conexiones, por ejemplo con calumnias como las que vierte la sueco-cubana contra Cuba Nuestra.

Cuba Democracia y Vida

Allí donde haya anticastrismo duro, tiene que haber espacio para escritos de Wenceslao, él encaja, pues tanto en los parámetros editoriales de la Revista Miscelánea de Cuba, que edita Alexis Gainza que en la publicada por Guillermo Milán con él titulo, un tanto impropio, de Cuba Democracia y Vida. Una revista que Milán, construye con la rapidez del cuervo, que hurtando todo cuanto le gusta de la red, copia y empasta fotos y textos en su "nido", sin encomendarse a nadie como el Comandante cuando expropiaba a los cubanos. Allí está, un día después que en Miscelánea el texto de Wenceslao contra Cuba Nuestra, por esta vez, quizás con la autorización de los editores originales.

Dios los crías y el diablo los junta: Intriga y vencerás

Si a Wenceslao, no le extraña las cosas que no existen, por ejemplo la incomodidad inmanifiesta del gobierno cubano, o la inexistente molestia de Cuba Nuestra por el nuevo gobierno sueco. A nosotros no nos extraña las cosas que si existen como la manera tan similar y palpable en que nos atacan los anticastristas y los castristas en Suecia, usando, como hijos de la misma camada, el mismo tipo de arma: la siembra de la duda.

Cuba Nuestra no nos sirve para hacer carrera política o dinero, pero si para poner una verdad allí donde más duele, para decirle a la masa gigante que aún cifra las esperanzas en Cuba, que en ella no esta la justicia social que ella espera. Tambien para decirle a la diáspora, carente de liderazgo que no es con el embargo y el aislamiento de los cubanos que llegará la democracia.

Nuestro mensaje no debe llegar, y sólo hay una manera, con el descredito, el castrista dirá que somos agentes norteamericanos y del anticastrismo visceral, los anticastristas de manera abierta o encubierta harán creer que somos instrumentos del gobierno en Cuba.

No nos importa. Sabemos que con nuestra acción comunicativa afectamos los intereses de los demagogos del comunismo y los del anticomunismo. Estamos preparados para su embate, sólo nos gustaría que fueran un poco coherentes en sus difamaciones. Por ellos recomendamos a Bjöklund, Gaínza, Milán, máximos responsables de lo que hace contra Cuba Nuestra, sus respectivos grupos, que se reónan y colocando de árbitro al demonio que les guía contra Cuba Nuestra se llegue a una conclusión, en la cuestiones de: ¿Sómos, en Cuba Nuestra gentes cercanas a la Fundación Nacional Cubano Americana?, ¿O somos grupo emparentado y bienvenido con el castrismo"?

Traten de ponerse de acuerdo Asociación Sueco Cubana, Misceláneas de Cuba y Cuba democracia y Vida. Si no pueden entonces que le den la última palabra a Wenceslao Cruz, quien tiene la ventaja de haber ingresado en la Fundación Nacional Cubano Americana, a sólo un año de salir de Cuba, en los buenos tiempos, es decir cuando más intransigente era, en su promoción del embargo, la Fundación Nacional Cubano Americana.

 

 

 

 

 

 

 

 

Los críticos de Cuba Nuestra en Suecia: la Asociación Sueco Cubana representada por Eva Björklund, su fundadora, primera a la izquierda; Misceláneas de Cuba, representada por su director, Aléxis Gainza, al centro; Cuba democracia y Vida, representada por Guillermo Milán a la derecha.