Desde principio de los noventa la tiranía castrista ha invertido $3,500 millones de dólares en el desarrollo de instalaciones para ser usadas en la “Guerra Bacteriológica”. El régimen castrista comenzó el proyecto biológico en 1989, y desde entonces ha llevado a cabo extensas investigaciones y desarrollo en el campo del bioterrorismo. Estas investigaciones se llevan a cabo, entre otros centros, en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), el más importante de todos los centros, creado en 1986, en La Habana, a un costo de $150 millones.

La CIA cree que este centro es usado en el desarrollo de armas biológicas. Cuba ha sido clasificada por el US State Department como una nación terrorista. El odio y hostilidad de Castro hacia los Estados Unidos representa, sin lugar a dudas, una seria amenaza debido a la proximidad de Cuba, a sólo 90 millas de Cayo Hueso. Fidel Castro, el 28 de enero de 1998

Humberto (Bert) Corzo* , Los Angeles, CA

 

Fidel Castro, el 28 de enero de 1998, en una velada amenaza del posible uso de una guerra bacteriológica contra los Estados Unidos dijo: “Este cordero no puede ser devorado, ni con aviones, ni con bombas sofisticadas,  porque este cordero tiene más inteligencia que ustedes y en su sangre hay y siempre habrá veneno para ustedes".  

El Dr. Luis Roberto Hernández, un entomólogo cubano que desertó en 1995, en una entrevista en El Nuevo Herald el 18 de octubre de 1999, afirmó que él trabajó en el Instituto de Zoología donde los laboratorios del Frente Biológico fueron instalados y que “estos eran laboratorios para la identificación y producción de virus y usar como “hospederos” a las aves migratorias para su diseminación''. De acuerdo con el Dr. Hernández, el proyecto continuó en una granja en las afueras de La Habana, donde fue establecido un vasto programa de nidificación para estudiar las rutas y hábitos de las aves migratorias. Estos virus son idóneos para ser inoculados a aves migratorias que vuelan a los Estados Unidos durante la primavera. Obviamente es posible la introducción de agentes biológicos como el Virus del Nilo Occidental (VNO) en E. U. por medio de aves migratorias, que transmitirían dicho virus a los mosquitos, los cuales infectarían caballos, humanos y otros mamíferos.

Según Carlos Wotzkow, investigador y ornitólogo que trabajó en Cuba en el Instituto de Zoología, exiliado en Suiza desde 1992, Fidel Castro propuso el proyecto de las aves migratorias, y esto condujo a la creación de lo que se llamó el Frente Biológico: “La idea de desatar una guerra biológica contra el territorio de los Estados Unidos por medio de la introducción de virus de enfermedades infecciosas inoculadas en aves migratorias.” [1] Wotzkow mantiene que el Smithsonian Institution, junto con la University of Pennsylvania y el Servicio Canadiense de la Fauna, colaboraron con Castro al aportar el dinero y la tecnología para la investigación de las aves migratorias .

El VNO apareció por primera vez en Nueva York en julio de 1999, después de la emigración de las aves durante la primavera. Este virus nunca se había detectado antes en Norteamérica. John Roehrig del CDC dijo, “No está todavía claro cómo el virus llego a Nueva York, podría ser por medio de aves migratorias o aves importadas infestadas con el virus que infestaron a su vez a los mosquitos en dicha área.”

Durante el año 1999, ueron reportadas cuatro muertes y 59 casos severos del VNO a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en el estado de Nueva York. En el año 2000, solamente fueron reportados al CDC dos muertes y 19 casos severos del VNO en tres estados.

Según Ernesto F. Betancourt hay suficiente evidencia circunstancial de la posible selección de aves como huéspedes para introducir virus, tales como el Nilo Occidental, en los EE.UU., como para justificar su investigación. Una de las evidencias más importantes introducidas por Betancourt es esta: “Sucede que la Dra. Rosa Elena Simeón es la persona responsable del Frente Biológico que está desarrollando la capacidad para emprender una guerra biológica directamente bajo la supervisión de Castro. Ella asistió a la Asamblea General de la ONU en 1999, el año del brote de la encefalitis, una asignación diplomática muy extraña para una funcionaria responsable de la ciencia, la tecnología y el medio ambiente. Además, a su regreso con la delegación a Cuba, le fue dada la bienvenida en persona por Castro en un acto excepcional en la Universidad de La Habana, durante el cual Castro hizo referencia a su “batalla histórica y victoriosa en pleno corazón del imperio.” ¿Podría esta batalla haber sido el brote de la encefalitis? ¿Fue esta una batalla ganada por el Frente Biológico? Fraseología extraña, ciertamente.” [2]

Fidel Castro, en un discurso durante la apertura de una escuela de trabajadores sociales en la provincia de Villa Clara, el 16 de octubre de 2001, advirtió que, "Hoy el país tiene más fuerza y perspectivas que nunca, más armas que nunca para la batalla ideológica, sin dejar de tener bien guardadas las otras (armas) y la idea clara de cómo las emplearíamos".

Un total de 64 casos severos, incluyendo nueve muertes del VNO fueron reportados al CDC de enero a diciembre de 2001. La enfermedad se propagó a 10 estados, y ha sido detectada en unas 80 especies de aves y nueve especies de mamíferos.

Durante el año 2002, el CDC confirmó 284 muertes y 2,946 casos severos de la enfermedad de VNO en 40 estados. La propagación y el número de muertes continúan en aumento, y al mismo tiempo la cobertura de los principales medios de comunicación ha sido prácticamente nula.

Cerca de 200 especies de aves, reptiles y mamíferos fuero infectadas con el VNO en el 2002. El VNO ha diezmado la población avícola. Los cuervos, los búhos, los halcones y los arrendajos azules han sido los más afectados, con el número de aves muertas sobrepasando los miles, según el estimado de funcionarios estatales y federales de la fauna.

“Es la situación más increíble confrontada por la salud pública en un largo tiempo. Estoy conmocionado por la rapidez con que se ha propagado”, dijo Wayne Rowley, profesor de entomología de la Iowa State University, al hablar del VNO en el Wallaces Farmer, octubre 22 de 2002.

“En mis años de trabajo, nunca he visto un virus transmitido por mosquitos propagarse tan rápidamente,” dijo Robert McLean del The Agriculture Department's National Wildlife Research Center en Fort Collins, Colorado. En la fauna norteamericana, el virus ha demostrado ser inusualmente agresivo y capaz de infectar un grupo asombrosamente diverso de animales, The Atlanta Journal-Constitution, diciembre 29 de 2002.

El Senador Pat Leahy ha sido el primer funcionario del Gobierno en llamar la atención de que el reciente brote del VNO parece ser la obra de terroristas:

El senador Patrick J. Leahy, Demócrata por el estado de Vermont, dijo que él sospecha que el reciente brote del VNO, que ha ocasionado la muerte este verano de más de 30 personas a través de la nación, es la obra de terroristas.

"Creo que tenemos que preguntarnos, ¿es una coincidencia el que estemos observando tal aumento del VNO, o es algo que está siendo ensayado como arma biológica por los terroristas?”, dijo Leahy en una entrevista con el anfitrión de radio Mark Johnson de WKDR (Burlington, VT.). [3]

El Dr. Ken Alibek, posiblemente el máximo experto del mundo en armas biológicas y antiguo jefe del programa de armas biológicas de la desaparecida Unión Soviética, dio a conocer ciertas observaciones escalofriantes en su reciente informe confidencial para los lectores de NewsMax en un nueva cinta: “Off the Record with Dr. Ken Alibek", NewsMax.com, septiembre 28 de 2002.

El Dr. Alibek revela en “Off the Record” que la propagación del Nilo Occidental es uno de los casos mas sorprendentes que él ha encontrado en el estudio de las enfermedades y su epidemiología. Alibek hace la observación de que en ningún lugar del Planeta el Nilo Occidental se ha propagado en tal grado como aquí. “¿Por qué se ha propagado tan rápidamente a través de los Estados Unidos?” se pregunta. Alibek tiene sospechas bien fundadas de que el Nilo Occidental es en realidad un arma biológica utilizada contra los EE.UU.

Carlos Wotzkow hace la siguiente descripción de cómo las aves son usadas como portadores de virus de enfermedades infecciosas, “Hay nuevos ICBMs en Cuba. Son misiles intercontinentales avícolas de la era moderna. Ha habido centenares, quizás millones de millares de silenciosos lanzamientos de prueba en secreto. Castro comprendió que necesitaba un arma nueva que no fuera visible en fotos de reconocimiento, que no necesitara emplazamiento de cohetes…

Estos misiles nuevos son muy pequeños, tienen plumas y agitan sus alas. Tienen corazones que palpitan y transportan ojivas biológicas mortíferas, vivas. Viajan inadvertidos, en trayectorias de vuelo programadas hacia blancos elegidos por la naturaleza…

Algunas de las aves migratorias que llegan a Cuba, tienen una cinta de identificación atada a la pata que han sido instaladas por científicos en los Estados Unidos. Estas cintas en clave permiten a los científicos militares de armas biológicas determinar la ubicación geográfica de donde provienen las aves, tal como New York. Cuando las aves de dicho grupo regresan a los Estados Unidos, éstas lo hacen al área de New York. La infección de dicha bandada de aves con una enfermedad, justo antes de soltarlas durante el periodo de migración en Cuba, resultara en la transferencia de la ojiva infestada a New York, o alguna otra parte de la ruta si son empujadas por el viento fuera de la trayectoria...

Hoy en día es absolutamente posible usar aves como ICBMs y el Virus del Nilo Occidental como ojiva. ¿Cuál seria el siguiente paso? ¿Que tal una variedad alterada genéticamente de una enfermedad común que sería mucho más mortífera? Esta es una evolución probable en el ciclo ya que los sistemas de armas son sometidos a vuelos de prueba antes de un despliegue extenso.” [4]

Debido a que las aves son las portadoras principales del virus, no hay nada que realmente pueda detener su propagación a otros estados, y la epidemia del VNO se ha estado extendiendo como un reguero de pólvora. La propagación rápida del virus y el número de victimas son señales sólidas de bioterrorismo.

Durante el año 2003 fueron reportados al CDC 264 muertes y 2,860 casos severos del VNO en 46 estados.

Estos números contrastan con los estimados de la vacunación contra la viruela de la nación entera, que podría conducir a casi 3,000 casos con complicaciones de vida o muerte y por lo menos a 170 muertes, y las cinco personas que murieron a causa del ataque de ántrax. Irónicamente ambos casos han recibido amplia difusión por los medios de comunicación.

Hasta el 8 de mayo de 2003, 224 muertes y 4,698 casos de SARS fueron reportados en China. La epidemia del SARS ha recibido amplia difusión por los medios de comunicación, no así la epidemia del WNV. ¿Algun indicio de porqué los medios de comunicación han actuado de esa manera?

Un total de 1,142 casos severos, incluyendo 100 muertes debidas al VNO, fueron reportados al CDC en el 2004. Aparte del cambio en el número de la gente afligida, menos muertos y enfermos, otros aspectos de la enfermedad de dicho año generalmente concuerdan con los años anteriores.

El número de casos de VNO creció en el 2005 después de disminuir en el 2004, indicando que la enfermedad llegó para quedarse, de acuerdo con las cifras suministradas por el CDC. Un total de 1,294 casos severos, incluyendo 119 muertes fueron reportados al CDC en el 2005.

El virus ha sido detectado en más de 300 especies de aves desde que por primera vez emergiera en Norteamérica en 1999, según informes de la CDC.

Hasta el momento durante el año 2006, y hasta el 6 de febrero de 2007, éstos son los casos reportados al CDC: 161 muertes y 1,433 casos severos de la enfermedad de VNO en 44 estados. Las cifras señalan una epidemia mayor que en el 2005.

Un total de 9,817 casos humanos severos, incluyendo 946 muertes han sido reportados al CDC a partir de julio de 1999 hasta el 6 de febrero de 2007. El promedio de la razón caso-fatalidad asociado al VNO es del 9.6% desde que el virus fue introducido en los Estados Unidos. Este es un porcentaje inusualmente alto puesto que normalmente está por debajo del 3 %. La epidemia tiene todas las características de un ataque de bioterrorismo.

Un total de 23,925 casos humanos, incluyendo casos moderados y severos, han sido reportados al CDC a partir del julio de 1999 hasta el 6 de febrero de 2007.

Puesto que estas estadísticas han recibido poca difusión, parece ser un esfuerzo deliberado de la mayoría de los medios principales de comunicación para ocultar al público dicha información, debido a sus simpatías con el régimen castrista.

La manifestación más seria de la infección de VNO es una peligrosa inflamación del cerebro en seres humanos y caballos. Los niños y los ancianos, principalmente, corren más riesgos. Hay una vacuna para los caballos pero no la hay para los seres humanos. Los mosquitos pueden transmitir el virus de aves infectadas a los caballos, a la gente y a otros mamíferos. Entre las aves, los cuervos, los cuervos negros y los arrendajos azules son los más susceptibles al virus.

Los estudios en curso de casos neuroinvasivos demuestran que algunos pacientes sufren de “problemas neurológicos persistentes durante meses o aún años después de la enfermedad inicial”. Las personas con más de 50 años corren el máximo riesgo de contraer la enfermedad más severa.

Los expertos creen que el VNO se ha convertido en una epidemia endémica estacional en Norteamérica, que se recrudece en el verano y continúa hasta bien entrado el otoño.

Primero fue el silencio de los cuervos. El cielo se ha tornado mas silencioso y los comederos de las aves mas solitarios.

Aunque la alta proporción de victimas humanas domino la atención nacional, los efectos de VNO en la fauna fueron mucho peores. Diezmó la población avícola a través de los EE.UU., con el número de aves muertas fácilmente en los millones. Las aves han estado muriendo en tan alta proporción que los funcionarios de la fauna no pueden examinarlas con la rapidez suficiente y determinar cuántas aves han sido afectadas.

De hecho, la epidemia se asemeja tanto a un ataque de bioterrorismo que los parques zoológicos de la nación, que encabezaron el esfuerzo para seguirle el rastro al Nilo Occidental y organizaron vacunaciones de emergencia, podrían desempeñar una función potencialmente importante en la arena emergente de la seguridad del territorio nacional.

La diseminación del VNO, además de la pérdida de vida humana y el impacto de la salud pública, ha tenido un impacto ecológico y económico sustancial.

El experto en bioterrorismo Mark Osterholm, director del Centro para la Investigación y el Manejo de Enfermedades Infecciosas (CIDRAP), dijo en el "Today Show" del NBC el 24 de septiembre de 2001, que los Estados Unidos no están preparados para defenderse de ataques con armas biológicas.

"Vivimos en un nuevo orden mundial, las armas biológicas han sido desarrolladas y serán usadas,” dijo. “Estamos hablando de la diferencia entre lo que vimos en New York City, donde se produjo una situación horrible con más de 3,000 victimas pero el sistema [médico] no fue abrumado porque hubo solamente 4,000 o 5,000 personas heridas”, dijo. "Imagine ahora 100,000, 200,000, 300,000 personas presentándose para recibir asistencia médica en el sistema médico de Nueva York. Eso es lo que las armas biológicas pueden hacer y eso es lo que nosotros como nación no estamos en gran medida preparados para afrontar”.

El Dr. Manuel Cereijo describe este posible escenario: ““un ataque biológico, por ejemplo con la viruela, de manera de infestar unos 50.000 casos primarios (y 150.000 secundarios en el plazo de dos semanas, 450.000 en el plazo de 4 semanas, y así sucesivamente) tendría como resultado el que casi todo el mundo estaría expuesto y que un 30 % entre los infestados muriera. Esto amenazaría la supervivencia de los Estados Unidos y hasta de la civilización mundial.” [5]

El Dr. Cereijo, con respecto a la epidemia actual del VNO, expone lo siguiente: “Hasta 1999, el virus no había hecho su aparición en el hemisferio occidental. La aparición y el brote epidémico ocurrido en esa fecha en los Estados Unidos es uno de los eventos biológicos más importantes ocurridos en relación a los virus en el siglo 20…

El virus dentro de los Estados Unidos ha encontrado un ecosistema completamente foráneo. Todo es extraño para su ambiente --el clima, el sistema de sequías y lluvias, muchas de las aves son distintas completamente a las portadoras originales-- y a pesar de ello se ha propagado por todo el país. El virus presenta una variedad más resistente que el virus original, dando lugar a pensar que ha sido alterado genéticamente.” [6]

El régimen castrista hará uso de todos los medios a su disposición tales como la fuerza letal, secuestro, chantaje flagrante, proporcionar refugio seguro a terroristas y a fugitivos de la justicia de los Estados Unidos, manteniendo lazos con otros países patrocinadores de terrorismo, trafico de drogas ilegales y el lavado de dinero para alcanzar su objetivo contra los Estados Unidos y su estilo de vida.

En un comunicado de prensa de la Agence France-Presse en Irán el 10 de mayo de 2001, Castro dejó claro su objetivo cuando dijo, “Irán y Cuba , en cooperación entre los dos países, pueden poner de rodillas a Estados Unidos, El régimen norteamericano es débil y nosotros lo vemos de cerca”. Esta es una amenaza seria, y sería trágico para el pueblo de los Estados Unidos si Castro no es parado en seco prontamente. El régimen castrista es una amenaza militar asimétrica para la seguridad de los Estados Unidos.

La recolección de los datos y su conexión subsiguiente proporcionan evidencia concluyente, el famoso “ smoking gun”, de la introducción de un arma biológica de bajo nivel, el VNO, para poner a prueba el sistema de entrega y su impacto en seres humanos, animales, ecología y economía, por una nación terrorista. Después de que el sistema haya llegado a ser operacional, será guardado. A esto ha de seguir, a su debido tiempo, un ataque de sorpresa con la introducción de un arma biológica más mortífera que causará un elevado número de víctimas humanas y una severa interrupción de la economía.

Ahora que el régimen castrista está llegando a su final, hay que tener en cuenta lo que dijo el difunto escritor cubano Guillermo Cabrera Infante, en una entrevista concedida a Contacto Magazine en 1997: "Lo peor del dragón está en la cola", aludiendo al hecho de que en su agonía el régimen puede dar coletazos y golpearnos duramente en cualquier momento.

El estilo de vida de los Estados Unidos ha sobrevivido numerosos retos y ha emergido como uno de los más eficaces y simbólicos en el mundo. Ha llegado el momento de eliminar el cáncer del terrorismo. Nuestro estilo de vida ha de sobrevivir y salir vencedor

en esta causa justa una vez más. Debe quedar bien claro que la tiranía castrista es uno de los gobiernos que alienta, proporciona santuario y entrena ciertas organizaciones terroristas que cometen estos malvado actos.

Esta amenaza no debe de atemorizarnos ni desalentarnos debido al temor de un ataque; al contrario debe ser seriamente considerada por el Poder Ejecutivo, el Congreso, los medios de noticias y el pueblo norteamericano, a fin de tomar las medidas apropiadas para la erradicación de dicha amenaza.

Referencias:

[1] Carlos Wotzkow, Natumaleza Cubana, Miami: Ediciones Universal, 1998.

[2] Ernesto F. Betancourt, West Nile Virus: Is Castro's bioterrorism threat being ignored? Guaracabuya, September 2001.

[3] Carl Limbacher, Sen. Leahy: West Nile Outbreak Could Be Terrorism, News Max.com, and Sept. 12, 2002.

[4] Carlos Wotzkow and JAKemp, ICBMs in Cuba: Today's Threat, La Nueva Cuba, October 24, 2002.

[5] Manuel Cereijo, Are We Safe Yet? Net For Cuba International, September 19, 2003.

[6] Manuel Cereijo, El virus del occidente del Nilo: ¿naturaleza o bioterrorismo?, El Nuevo Herald, Jul. 26, 2004.

 

*Humberto (Bert) Corzo nació en Cuba. Graduado de La Universidad de La Habana con el título de Ingeniero Civil en 1962. Desde su arribo a los Estados Unidos en 1969 como exiliado se estableció en Los Angeles, California obteniendo la registración como Profesional Engineer en 1972. Cuenta con más de 45 años de experiencia en la rama de la Ingeniería Estructural. Miembro de la American Society of Civil Engineers.

 

 

 

 

PORTADA
CONDICIONES DE USO
CONTACTOS

EL VIRUS DE NILO OCCIDENTAL Y LA COLA DEL DRAGON