PORTADA
CONDICIONES DE USO
CONTACTOS

 


 

 

 

El 15 de noviembre, aunque no fue una gesta similar en participantes a la del pasado 11 de julio, pasa a ocupar un lugar notable en la historia este proceso a favor de la libertad, de más de sesenta y dos años, porque ha sido la protesta cívica de mayor magnitud que ha tenido lugar en Cuba después del establecimiento del totalitarismo.

La nomenclatura del castrismo nunca ha estado dispuesta a reconocer los derechos de los otros. La represión ha sido una constante desde el primero de enero de 1959, característica que la dictadura siempre está dispuesta a demostrar aún a aquellos que se empecinan en ver atisbos de cambio en una estructura mafiosa que se reinventa constantemente.

La represión, actos de repudio y arrestos se produjeron antes del día 15. Había que incentivar la siembra y cosecha del miedo para compensar el que ellos sufren a pesar de contar con un arsenal más que poderoso. Las dictaduras siempre le temen a los oprimidos porque intuyen que el día que estos rompan sus cadenas no hay fuerza que los contenga.

Uno de los primeros arrestados fue Guillermo Fariñas, premio Andréi Sájarov, 2010. Dicho sea, la dictadura siempre ha sentido por los cubanos reconocidos con el galardón por la Libertad de Conciencia que otorga la Unión Europea un resentimiento muy particular. Recordemos que el régimen en alguna medida está involucrado en la muerte de otros dos premios Sájarov, Laura Pollán, premiada en 2005, fundadora y líder de las Damas de Blanco y Oswaldo Payá Sardiñas, premiado en 2002, promotor de otra iniciativa de gran valor cívico: “El Proyecto Varela”.

La convocatoria para las protestas del 15 de noviembre en Cuba tiene un protagonista, Yunior García Aguilera. Un joven intelectual que como otros muchos pudo asumir una falsa militancia para trepar en los engranajes del poder castrista, tal y como hizo el vocero de la tiranía Humberto López, un sujeto que se dedica a amenazar y golpear mujeres como hizo recientemente contra la activista Yeilis Torres Cruz. López, un esbirro en ascenso en el régimen, intenta con su protagonismo depredador aumentar su poder como lo han hecho otras hienas con posiciones similares.

Las acciones policiales contra la Marcha Cívica por el Cambio aumentaron el número de detenidos por motivos políticos, así como las desapariciones de activistas, pero también se evidenció que esta protesta cívica contó con el apoyo de opositores de otras generaciones de extendido activismo y de jóvenes, hombres y mujeres, que se han incorporado más recientemente en la lucha por la libertad, una evidente muestra de madurez política de la ciudadanía y una seria amenaza al totalitarismo.

Esta realidad se pudo constatar en un video en el que se aprecia a un grupo de personas que en Santa Clara demandaban a coro la excarcelación del joven Andy García Lorenzo y hasta entonaban un estribillo con, “únete policía por la libertad”.

Los actores principales de las democracias tienden a pasar por alto que el régimen cubano es el principal nutriente de las autocracias nicaragüense, venezolana y boliviana, y por su condición de exportador de la desestabilización respalda a todo caudillo que se aproxime en alguna medida al modelo castro chavista tan vinculado en la actualidad al crimen organizado.

Él extrae como un chupóptero los bienes de esas naciones y a cambio comparte con ellos sus amplios conocimientos del control social y político. El régimen de la Isla no solo es un peligro para los cubanos, también para la democracia en general.

Esta jornada fue, además, una campaña de solidaridad internacional a favor de la democracia y la libertad en Cuba. Cubanos y extranjeros, ciudadanos comprometidos con esos conceptos, se manifestaron en numerosas ciudades del mundo, lo que evidencia el repudio internacional contra el sistema totalitario y la necesidad de actuar contra el mismo a instancias internacionales, para evitar que en la Isla se produzca una catástrofe de proporciones superiores a las que padeció Rumania cuando fue derrocado el régimen de Nicolás Ceaucescu.

 

Por Pedro Corzo, Cubanet.or, Noviembre 21, 2021

MIAMI, Estados Unidos.- El desafío de la oposición al régimen totalitario de Cuba y la reacción de este, instrumentando una intensa y extendida campaña represiva, demuestra que el castrismo no está dispuesto a conceder a sus ciudadanos el más insignificante de sus derechos y a la opinión internacional le sigue importando un bledo.

Represión, palabra de orden en Cuba